La F1 y el viento para desarrollar el Alpine A110

El trabajo aerodinámico encuentra su mayor expresión en la Fórmula 1, en la que los ensayos en el túnel del viento se realizan con el más alto nivel de precisión técnica. Del mismo modo, es fundamental en el desarrollo de un coche deportivo de altas prestaciones como el Alpine A110. Pierre Sancinéna Nos abre los entresijos de un ensayo diferente.

Recambios Getafe

A Pierre Sancinéna, ingeniero experto en aerodinámica en Alpine Cars, se le ocurrió la idea de establecer una colaboración con sus compañeros de Alpine F1 Team con el fin de aprovechar métodos y herramientas. “El súmmum del trabajo aerodinámico se encuentra en la Fórmula 1. Ella nos permite extraer los métodos correctos y las herramientas adecuadas”, dice Sancinéna

Eliminar las cargas, limitar al máximo el deslizamiento y generar sustentación, todo ello con enorme precisión: la labor de los expertos en aerodinámica para que un Fórmula 1 quede pegado al suelo, ruede lo más rápido posible en rectas y conserve una velocidad óptima de paso en las curvas, es primordial. En Enstone (Inglaterra), sede, entre otras cosas, de la parte dedicada al chasis de la escudería Alpine F1 Team, un centenar de ingenieros trabajan en la gestión de los flujos de aire, con herramientas digitales de CFD (dinámica computerizada de fluidos) o en el túnel del viento. Los alerones, los deflectores, el fondo plano, los pontones, el difusor y otros muchos elementos, se modelan de la manera más fina posible para optimizar las prestaciones del monoplaza.

Colaboración con Enstone

En Les Ulis (Francia), donde se encuentra la sede de Alpine Cars, Pierre Sancinéna aplica la misma reflexión que sus compañeros de Enstone. Ingeniero experto en aerodinámica además de piloto semi profesional, dirige desde hace tres años los desarrollos aerodinámicos destinados a los modelos actuales de las gamas Alpine y Renault Sport (A110 y Mégane R.S. Trophy-R), así como los de los futuros modelos. Y reconoce que “el trabajo en el túnel del viento es esencial en el desarrollo aerodinámico de un modelo deportivo como el A110”.

Para optimizar este trabajo en los Alpine de carretera, tuvo la idea de recurrir a los equipos de desarrollo aerodinámico de Enstone. “Establecimos nuestra colaboración en marzo de 2020 y hacemos un balance semanal para optimizar nuestra metodología, nuestras herramientas de CFD y aplicar los métodos de la Fórmula 1 durante nuestros ensayos”, explica.

Esta colaboración con el Alpine F1 Team se centra en conocimientos específicos y su aprovechamiento en los futuros modelos de carretera de Alpine en desarrollo. Así pues, los equipos de Alpine Cars han mejorado la correlación entre los cálculos por ordenador y el resultado obtenido en las sesiones de túnel. Con ello, se ahorra tiempo y dinero al evitar las fases de desarrollo múltiples y limitando las idas y venidas entre la CFD y el túnel. Ahora bien, para ganar en eficacia y conseguir optimizar también el desarrollo directo de algunas piezas o partes del vehículo, había que ir un paso más allá.

Así es como un A110 atravesó el Canal de la Mancha para que lo equiparan, en los talleres de Enstone, con diversos sensores que utilizan los expertos en aerodinámica de la F1. Esta novedosa y ultra valiosa instrumentación permite recoger aún más datos y cartografiar mejor las presiones en la carrocería y los flujos alrededor del vehículo. De ese modo, a principios de marzo, en el túnel S2A de Montigny-le-Bretonneux, la F1 le dio aliento a este A110 de prueba totalmente transformado.

Bajo su chasis delantero se encontraba un gran entramado metálico llamado ‘rake’, directamente derivado de los que utilizan los A521 de Esteban Ocon y Fernando Alonso en las pruebas libres de los  fines de semana de Gran Premio. Repleto de sensores de presión similares a las sondas Pitot de los aviones, permite cartografiar todo el volumen que pasa por el bastidor del coche. “Es una herramienta única para nosotros y es la primera vez que lo utilizamos en nuestro coche de serie”,  precisa Pierre Sancinéna.

En este ensayo en el túnel del viento, los ingenieros de Alpine Cars utilizaron además la ‘Flow-Vis’, una pintura especial puesta a punto por sus compañeros de la F1. Esta pintura se deposita con rodillo en el capó y las aletas del coche y se extiende a partir de una determinada velocidad y de un modo que permite estudiar los flujos de aire en la carrocería. Se trata de una herramienta muy visual que ayuda a validar los cálculos operados por ordenador a través de la CFD.

Pronto en la carretera

En el marco de esta sesión de túnel del viento inédita, la aportación de los expertos en aerodinámica del Alpine F1 Team no fue sólo material. Desde la sala de operaciones -la famosa Race Control Room– de Enstone, pudieron examinar las imágenes retransmitidas en directo y analizar los datos que aparecían en la pantalla del ordenador. De hecho, ¿quién mejor que las personas acostumbradas a utilizar las herramientas que cubrían el A110 para desencriptar los resultados de esta prueba?

Los resultados servirán para validar algunas opciones, ideas y elementos en desarrollo en Alpine Cars, tanto para futuras evoluciones del A110 como para otros modelos por llegar. Con ello, llevarán consigo un poco de F1 por las carreteras.

Comentarios desactivados en La F1 y el viento para desarrollar el Alpine A110

Catalogado como Noticias

Comments are closed.