Los obesos tienen más posibilidades de morir en un accidente de tráfico cuanto más peso tienen

Gordos accidentes tráfico

Un estudio realizado en EEUU, el país de las estadísticas, revela que los obesos tienen hasta un 80% más de riesgo de morir en accidente de tráfico. Las causas no son sus posibles dificultades al volante motivadas por su volumen, sino a la mayor violencia del impacto de sus cuerpos cuantos más kilos acumulan.

El estudio, publicado por Emergency Medicine Journal, se basa en informes obtenidos en cerca de 60.000 accidentes de tráfico ocurridos en Estados Unidos y que han sido procesados por la NHTSA, algo así como la DGT española. La investigación concluye que el riesgo de muerte aumentaba cuantos más kilos tuviera la víctima, según una escala de la OMS que califica la obesidad en tres niveles. Según ésta, los obesos que se encuadran en el primer grupo tienen un 21% de posibilidades de morir, que se incrementa al 51% los del segundo, y 81% el último.

Sin embargo y en contra de lo que pudiera parecer, no son las dificultades que el obeso pueda encontrarse en el acomodo en el vehículo o las posibles carencias al volante debidas a su volumen, sino a la violencia del impacto del cuerpo que aumenta proporcionalmente según los kilos del accidentado. Según los autores, la parte inferior del cuerpo de los conductores con más peso es propulsada con más violencia hacia delante sin que el cinturón pueda sujetarlo, mientras que el tronco queda inmovilizado. También se refleja que las secuelas producidas y su posterior evolución deterioran con más facilidad la salud de los gruesos hasta poner en peligro sus vidas.

En cuanto a sexos, el trabajo realizado por la NHTSA determina que los hombres obesos tienen más riesgo de fallecer por lesiones producidas en la parte superior del cuerpo. Mientras que las mujeres de igual condición son más proclives a sufrirlas en las extremidades inferiores.

El estudio revela que el peso es un factor determinante en la respuesta del cuerpo ante un impacto. Como dato, sirva este ejemplo como reflexión. En un choque frontal, una persona de 100 kilos que no llevara el cinturón, saldría disparado, golpeando su cuerpo con una fuerza equivalente a 5.500 kilos. Así pues, habrá que ponerse a dieta.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario