Motauros, una concentración de motos que brilla en el calendario de invernales

Motauros es una concentración que brilla en el calendario invernal de este tipo de eventos. Este año tuve el honor de asistir invitado por el Moto Club Tordesillas, para presentar mi libro ‘El mundo sobre dos ruedas. Historias de BMW Motorrad España’, haciéndolo de la mano de Elsi Rider. Me impresionó la reunión, con una organización magnífica, a pesar de los miles de moteros presentes, y la lluvia, invitada no deseada.

La organización de Motauros, en la persona de Montse Sanz Blanco, persona de enorme efectividad que resuelve temas con diligencia y sin perder la sonrisa ni la amabilidad, me ubicó en BlaTheRide (la primera red social para moteros), con Pedro Domínguez al frente. Allí estaba expuesta la Benelli TRK 502 que se sorteaba, una preciosa moto que le tocó finalmente a Pedro Luis Álvarez, ¡enhorabuena! En ese espacio y junto a los atractivos cascos Shiro, dispuse de una mesa, una silla y la ‘seta-estufa’ para no quedarme congelado, recibiendo a amigos y moteros varios que departieron conmigo, compraron el libro y nos despedimos con abrazos. Gracias a todos ellos.

La presentación del libro se hizo el sábado por la tarde en la sala de plenos del Ayuntamiento de Tordesillas, ¡todo un honor! Lo mejor fue, además del numeroso personal que asistió, llenando prácticamente el aforo, quién tuvo a bien presentarme, nada más y nada menos que Elsi Rider, mi querida ‘WikiWoman’. Los dos compartimos salón, siendo ella la primera conferenciante, charla que versó sobre su viaje al tristemente desaparecido Mar de Aral, aventura que realizó sobre ‘Lusi’, su BMW F 700 GS, mostrando un gran despliegue de fotos, vídeos y explicaciones que la protagonista adornó con opiniones, reflexiones y anécdotas, muchas de ellas divertidas. Elsi encandiló a los presentes, prueba de ello fueron las muchas preguntas que debió contestar al finalizar su intervención.

Luego, me tocó a mí, explicando qué me llevó a escribir el libro, consecuencia directa de mi labor como coordinador de la News BMW Riders de BMW Motorrad España y las numerosas entrevistas realizadas para este medio, cuarenta de ellas plasmadas en el libro. La parte más entretenida de mi intervención fue mi experiencia con los personajes que dan contenido a la obra, con detalles y algún que otro chascarrillo de una decena de ellos, famosos los unos y anónimos el resto, pero todos con nombre propio, con una historia de superación que contar, un sueño cumplido y la moto como nexo de unión entre todos ellos.

Para los que no hayan asistido nunca a Motauros, ya adelanto que es una experiencia que hay que vivir al menos una vez (luego vendrán más…). Es una macro concentración en donde todo es enorme: el número de asistentes, casi 15.000 este año (menos que en 2018 debido a la lluvia que, a pesar de no ser invitada, no quiso perderse tan magna reunión); la zona de acampada, un pinar perfectamente ordenado por zonas; la parte comercial, con todo tipo de ‘merchandising’ y la zona de restauración, con una oferta copiosa y variada para saciar el estómago y la sed de los más exigentes. De espectacular se debe adjetivar la carpa donde se celebran los diferentes espectáculos, principalmente actuaciones musicales (como Coti o Helia Brown & The Sugar Daddies, entre otros), un recinto colosal totalmente cerrado donde el frío se queda en la puerta, pues el ambiente en su interior es cálido por la calefacción y el ánimo ‘fiestoso’ de los asistentes.

Para los habituales a este evento, Motauros es una fecha a respetar en el calendario, una cita inapelable para los amantes de las dos ruedas, para los que gustan de compartir carretera, charla junto a la hoguera y ‘birras’ con los ‘compas’ de ruta bailando al son del grupo de moda. Motauros es vida, alegría, algún que otro desmán por parte de los de siempre y a los que la organización ha acotado este año con mano de hierro, expulsándolos de la concentración incluso.

Motauros es motos, actividades, con un sinfín de ellas programadas durante el evento, fiesta y olor a gasolina. Muchos me han preguntado qué me parece Motauros, y las diferencias respecto a otras invernales. Y yo les contesto que, si les gusta la movida, a Motauros deben ir. Y si no les mola, que vayan también, que no hay mejor forma de opinar que vivir un evento como este. Sólo por el cariño con el que fui tratado, ya merece la pena.

Por José Mª Alegre(texto y fotos)

Comentarios desactivados en Motauros, una concentración de motos que brilla en el calendario de invernales

Catalogado como Noticias

Comments are closed.