Nissan Qashqai: Trabajo de superación

Nissan Qashqai (frontal)

Crear el sucesor de un coche que ha sumado 1,5 millones de ventas en Europa y que ha sido un éxito total en España supone un trabajo de superación que Nissan ha logrado con la segunda generación del Qashqai. El modelo japonés se pondrá a la venta en febrero desde 20.650 euros. 

Todo un reto tenía Nissan por delante a la hora de sustituir la primera generación del Qashqai, pues ésta ha acumulado nada menos que 1,5 millones de ventas en Europa y ha sido, de largo, el SUV más adquirido en España en los últimos años. Pues, tras analizar el nuevo Qashqai durante una hora, se puede decir que el desafío se ha superado con creces.

Al igual que su antecesor, el japonés continúa aunando buen espacio interior (caben sobrados cuatro adultos de talla media) y una alta posición de conducción con dimensiones exteriores compactas, consumos reducidos y buen precio. Pero todo ello, con una calidad percibida y un aislamiento interior mucho más destacados.

La carrocería es más larga (4,37 metros), más ancha y más baja, con la que se acerca a las dimensiones de sus principales competidores (más de una decena entre las marcas generalistas), pero este crecimiento no ha supuesto mayor peso, sino al contrario: el nuevo Qashqai equipado al máximo posible es 40 kilos más ligero. Además, tecnológicamente, dispone de un compendio de tecnologías de seguridad englobadas bajo el nombre Escudo de Protección Inteligente: invasión involuntario de carril, alerta por ángulo muerto, cambio automático del haz de luz, lector de señales de tráfico, aviso de colisión frontal, detector de fatiga, aparcamiento automático en línea y batería y frenada automática de emergencia. También estrena el Chassis Control, de serie, que controla el coche si, en ondulaciones o a la salida de una curva, la trayectoria no es la adecuada.

Nissan Qashqai (trasera)

Hasta 150 CV
El Qashqai, con un coeficiente aerodinámico muy bajo (Cx de 0,32), se puede elegir con dos motores de gasolina DIG-T y con otros dos bloques diésel dCi, todos sobrealimentados. Los primeros son un 1.2 de 115 CV y un 1.6 de 150 CV (este último, llegará en unos meses), mientras que los segundos, un 1.5 de 110 CV y un 1.6 de 130 CV. La mecánica de gasóleo más potente se puede asociar al cambio X Tronic, tipo CVT, con siete marchas prefijadas y que, según la marca japonesa, “simula el comportamiento de una caja de doble embrague”. El nivel de emisiones de dióxido de carbono se sitúa entre los 99 y 132 g/km. Es decir, el Qashqai paga, como máximo, el 4,75% del impuesto de Matriculación.

La gama está formada, además, por cuatro acabados: Visia, Acenta, N-Tec y Tekna, por lo que el cliente tiene un amplio parámetro de opciones para configurar el coche a su gusto.

Nissan Qashqai (interior)

Paso adelante
Si, exteriormente, el Qashqai se ha modernizado conservando el halo característico de los Nissan, plasmado en la parrilla corporativa, el interior ha experimentado un salto cualitativo más que notable. La presencia, el diseño y los materiales empleados mejoran en mucho lo conocido anteriormente. Además, el habitáculo es práctico porque, gracias al empleo de un freno de mano electrónico, se ha ganado en espacio de almacenaje. De serie, la instrumentación viene con un display de 5 pulgadas a color con información del ordenador de a bordo, Escudo de Protección, etc. Asimismo, la consola central puede estar gobernada por una pantalla central de 7 pulgadas desde la que es posible conectarse a Internet.

El buen maletero, de 440 litros, permite varias configuraciones debido a una base movible y, al abatir los asientos traseros, queda una superficie de carga totalmente plana. Esto, sumado a la habitabilidad anteriormente mencionada, da como resultado un coche perfecto para la familia o para ser usado frecuentemente por varias personas.

Eficaz
La toma de contacto, realizada con el motor turbodiésel 1.5 dCi de 110 CV, nos mostró el gran trabajo realizado por Nissan. El bloque está muy bien aislado del habitáculo y éste también lo está de los ruidos aerodinámicos. Además, el buen tacto del volante y la caja de cambios de seis velocidades permite tomar confianza con rapidez a los mandos del coche. El aplomo es también un apartado destacado, porque el Qashqai mima a los ocupantes de las irregularidades del asfalto y es lo suficientemente eficaz en curvas para afrontarlas con decisión sin temor alguno. Cuando realicemos una prueba más larga, publicaremos más datos.

Los precios del Qashqai oscilan entre 20.650 y 31.450 euros (sin incluir descuentos ni Plan PIVE) y se pondrá a la venta en febrero.

Más información en Reto por delante y Serie especial

F.M.

Dejar un comentario

Catalogado como Presentaciones

Deja un comentario