Porsche 911 Carrera, la máquina total

httpv://youtu.be/wWBwrYv3gA8

Porsche lanza el nuevo 911 Carrera, que se diferencia del anterior por su mayor potencia, consumo más ajustado, caja manual de siete velocidades y estética cautivadora. Ofrece una tecnología innovadora y un comportamiento a prueba de manazas. Desde 99.393 euros.

No puedo negar mi fascinación por el Porsche 911 Carrera. Es el deportivo total, que aúna la tradición de la marca, tan unida al mundo de la competición, donde sus victorias son innumerables, con la innovación, estética cautivadora e inalterable, prestaciones inacabables y, a pesar de ser una máquina de características tan excepcionales, con un solvente uso diario. Y si el anterior, el 997, denominación interna con la que la marca alemana distingue cada nueva generación, era fascinante, el actual 911 maravilla.

Mayor rigidez, menor peso
El nuevo 911 Carrera alarga la batalla 100 mm (las ruedas están ahora más cerca de los extremos de la carrocería) y tiene más anchura de morro, reduciendo la altura del techo en siete mm. Pero las dimensiones externas se mantienen, con una longitud cercana a 4,50 metros y 1,80 la anchura. En cuanto a la estética, los ingenieros han vuelto a realizar todo un ejercicio de imaginación cuya brillantez queda plasmada en creación tan extraordinaria. La carrocería, ha reducido su peso en 45 kilos (la ‘dieta’ general a la que ha sido sometida el Carrera le ha supuesto deshacerse de un total de 98 kilos) debido a la utilización del aluminio, pero su rigidez es mayor.

Plano y alargado (parece una flecha), los sutiles cambios del 991 se observan en sus espectaculares contornos y la precisión en los detalles. Manteniéndose las anchas aletas típicas del 911, el parabrisas es más arqueado y las llantas más grandes. Nuevas son también las luces delanteras, con faros bixenon de serie, y entradas de aire más grandes. En la zaga, el alerón dinámico es más ancho y los pilotos, con tecnología led, más estilizados. Resumiendo a vuela pluma, el modelo alemán es seductor y fantástico.

El habitáculo también se ha renovado con acierto. Inspirado en el Carrera GT, el puesto de conducción es magnífico, manteniendo el singular cuadro de cinco esferas, con el cuentarrevoluciones en el centro y la llave de contacto a la izquierda del volante. Una nueva consola central, que recuerda a la del Panamera, pero más escueta, incorpora la palanca de cambio más elevada y cercana al volante, facilitando su manejo. En el centro del salpicadero, también de nuevo cuño, la pantalla táctil de 7 pulgadas, desde la que se controlan toda una serie de parámetros del coche.

Y si las plazas delanteras, que estrenan asientos con regulación eléctrica, gozan de mayor espacio gracias al aumento de la batalla, las dos traseras siguen siendo testimoniales como siempre.

Mayor potencia, menor consumo y emisiones
Dos son las versiones que se presentan, el 911 Carrera Coupé y el 911 Carrera S Coupé. El cabrio, que ha sido mostrado en el reciente salón de Detroit, llegará este año. Ambos modelos llevan el clásico motor bóxer de seis cilindros, de 3,4 litros y 350 CV el primero y 3,8 y 400 CV, el segundo. Utilizan de serie una nueva caja manual de siete velocidades, la primera en el mundo, según Porsche, en un deportivo, y la automática y secuencial de doble embrague e igual número de marchas PDK (de serie en el S). Las diferencias están en las prestaciones.

Lo más loable de estos motores es que, ofreciendo un 15% más de potencia, reducen el consumo y las emisiones un 16%. Ello se consigue gracias a la incorporación de nuevas funciones, como el Start/Stop, utilizado por primera vez en el modelo; la gestión térmica; el sistema eléctrico de recuperación de energía y el cambio de siete velocidades, con una séptima muy larga; la denominada ‘navegación a vela’, que desacopla la marcha engranada (sólo con la caja PDK) poniéndose en punto muerto para avanzar aprovechando la inercia cuando se circula por una pendiente favorable sin acelerar. También la nueva dirección electromecánica, de un tacto y precisión fantásticos, ayuda a incrementar la eficiencia en el consumo.

El 911 acelera de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos, dos menos con PDK y 4,4 segundos con el paquete Sport Chrono. La velocidad máxima es 289 km/h. En cuanto al consumo, la marca ha homologado 9,0 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 224 g/km, bajando de los 200 (194 g/km), por primera vez, con la caja PDK, cuyo consumo de combustible también se reduce, 8,2 l/100 km.

El 911 S acelera de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos, 4,3 con PDK y 4,1 con el paquete Sport Chrono. Su velocidad máxima es 304 km/h y atesora un consumo de 9,5 l/100 km y 224 de CO2, bajando a 8,7 l/100 km y 205 g/km con PDK.

Despliegue tecnológico
Pero si bello es el automóvil que nos ocupa, más lo es al conducirlo. Gracias al acierto en la renovación del 90% de todos los componentes del 911, los nuevos sistemas de chasis, tren de rodaje completamente revisado y un despliegue tecnológico, la conducción del modelo, su conducción es de una eficacia y solvencia a prueba de manazas, proporcionando puro placer al volante.

El Porsche Torque Vectoring, de serie en el 911 S, es un diferencial trasero con control mecánico (PTV) o electrónico (PTV Plus) que bloquea la rueda trasera del lado interior de la curva, frenándola, según giremos la dirección, para que la rueda exterior tenga más fuerza motriz. El PTV se complementa con el Porsche Stability Magnagement (PSM) o control de estabilidad (de serie en los dos modelos), que utiliza las intervenciones en el freno para estabilizar el coche, mientras que el anterior las aprovecha para aumentar la dinámica de la conducción. Más estabilidad y mayores aceleraciones sin perder la tracción.

La Suspensión Activa Porsche (PASM), también mejorada, de serie en el S, regula de forma activa y continua la dureza de la amortiguación de los dos ejes, según la conducción, optimizando la adherencia del vehículo al suelo, traduciéndose en una mayor estabilidad y menor distancia de frenado. Con la tecla PASM situada en la consola central, el conductor puede elegir los programas Normal y Sport. También se ofrece opcionalmente la PASM deportiva (916 euros), que baja la carrocería 20 mm e incluye paquete aerodinámico, obteniéndose mayor adherencia en el eje trasero.

Curvas sin inclinación de la carrocería
Uno de los sistemas destacables del nuevo modelo es el Porsche Dynamic Chassis Control (PDCC) (3.584 euros), que regula el balanceo, estando disponible por primera vez en el Carrera S. Dicho sistema reduce la inclinación lateral en curvas, por lo que los neumáticos siempre están en la posición óptima sobre el asfalto, absorbiendo así mayores fuerzas laterales. El PDCC, cuyo funcionamiento es espectacular, aumenta el paso por curva, pues las toma en plano, sin balancear.

El Carrera presenta por primera vez el freno de estacionamiento eléctrico y función Auto-Hold, que frena el coche en una cuesta pudiendo acelerar sin que el coche retroceda. El 911 monta un sistema de frenos optimizado con discos de peso reducido. En el caso del Carrera S, lleva ahora pinzas de aluminio de seis pistones y discos de 340 mm (diez más que antes) delante, y 330 mm, detrás. La refrigeración de los frenos también se ha optimizado, recibiendo aire procedente del caudal de los bajos. Cuando se circula a más de 70 km/h y la frenada es de emergencia, las luces adaptativas parpadean para advertir a los conductores que nos siguen de la situación de peligro. El freno de mano eléctrico está situado en el lado izquierdo, bajo la llave de contacto, y se desactiva al pisar el acelerador con una marcha engranada.

Para los nuevos 911 Carrera también está disponible el acreditado sistema de frenos Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB), con discos de freno cerámicos y nuevas mordazas fijas monobloque de seis pistones, pinzas en color amarillo para diferenciarlas de los frenos de acero, que vienen en rojo. El precio del PCCB es 9.491 euros.

También las llantas se suman a los cambios del nuevo deportivo. El 911 está equipado con ruedas de nuevo diseño y mayor radio, 19 en lugar de 18”, y neumáticos traseros 20 mm más anchos, mientras que las del 911 S son de 20” y en color plateado brillante. El sistema de reparación de neumáticos de serie sustituye a la rueda de repuesto de emergencia, que no tiene espacio para su ubicación. En opción el sistema de control de la presión de los neumáticos (716 euros).

Paquete Sport Chrono
Los 911 disponen de serie del sistema Sport Chrono (2.257 euros), cuyo botón está en la consola central, por delante de la palanca de cambios. Con él, el conductor puede elegir entre una conducción cómoda y tranquila o deportiva. En los Porsche con PDK, al pulsar el botón el cambio pasa a seis marchas, se desactiva la función Start&Stop y la de ahorro de consumo ‘a vela’. Pero todavía podemos optar a más deportividad con la opción Sport Plus (sólo con PDK), que incluye un programa (Launch Control) para salir desde parado como si de una carrera se tratara, reduciéndose además en 2 segundos el tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h. El paquete Sport Chrono incluye un cronómetro que corona el centro del salpicadero.

También se activa el Sound Symposer (2.907 euros), que permite escuchar el magnífico sonido del motor bóxer en el habitáculo con más intensidad. Además, el escape deportivo eleva el sonido de éste, trasladándonos a una de las muchas pistas en las que la marca agrandó su fama con sus victorias.

Un purasangre para conducir o pilotar
En marcha, el Porsche 911 Carrera es una delicia, una máquina que igual te permite conducirla plácida y tranquilamente que pilotarla con la efectividad del mejor de los deportivos. Si el que llevamos es el S, basta pulsar el botón Sport Plus, con el sonido delicioso de sus 400 CV, para sentirnos en el mismísimo circuito de Le Mans. El 911 es un cúmulo de sensaciones, cuya seguridad, estabilidad y dinamismo es tan sumamente elevada que sólo un necio podría llegar a quebrar. Con el despliegue tecnológico que ofrece, los posibles fallos de conducción los corrige a la misma velocidad con la que es capaz de rodar, sintiéndonos protegidos por la gran seguridad que ofrece. Pero, además de ser un purasangre, es también el más dócil de los deportivos, con cifras de consumo y emisiones muy debajo de la competencia.

El Porsche 911 Carrera parte de 99.393 euros y sólo 25 euros más, 99.418 euros, con caja PDK debido a sus menores emisiones de CO2, inferiores a 200 g/km, que reducen el Impuesto de Matriculación, igualándolo al de caja manual. Entre un cambio y otro y a igualdad de precio, el PDK siempre, es rapidísimo, efectivo, cómodo y práctico. El 911 S con PDK, cuesta 115.456 euros.

Casi 50 años de Porsche 911
El Porsche 911 se presentó por primera vez en 1963, sustituyendo al 356, modelo que, con diferentes configuraciones, era la oferta que presentaba el fabricante alemán hasta ese momento. En 1973 salió una nueva generación del mítico modelo, el denominado como G. Este se mantuvo hasta 1988, siendo entonces sustituido por el 964, guarismo que Porsche utiliza para la denominación interna de los diversos 911. El 964 estuvo cinco años en el mercado, hasta 1993. Se lanzó entonces el 993, que es, 19 años después, el 911 más cotizado por los ‘porschistas’. El 993 tuvo una vigencia de cuatro años, relevándole el 996.

Este 911 presentó varias novedades, la primera de ellas se refería al motor, al sustituir la refrigeración de aire por líquido. La segunda era su estética, pues adoptó los faros delanteros del Boxster, dejando de ser redondos, y, la tercera, su gran éxito de ventas. Tal vez por eso su longevidad fue larga y fructífera: nada menos que siete años, hasta 2004, estuvo vigente.

El 997 fue el siguiente 911. El deportivo retornó a los faros delanteros redondos, presentó 24 versiones y se mantuvo en los concesionarios de la marca durante siete años (hasta finales de 2011). El 991 es pues el nuevo Porsche 911 Carrera, el mejor, sin duda, de su exuberante vida. Adopta lo mejor de sus hermanos, pero evoluciona en sus medidas, ahora más largo entre ejes, y mayor anchura de morro, e incorpora toda la tecnología de la firma. Desde su presentación, se han vendido más de 700.000 911, estando el 80% de ellos en pleno uso.

Pirelli P Zero especiales para los nuevos Porsche 911
Pirelli ha desarrollado para el nuevo Porsche 911 Carrera dos versiones diferentes del Pirelli P Zero, una para el eje delantero, con medidas 245/35 ZR20, y otra para el trasero, con dimensiones 295/30 ZR20. P Zero es la denominación que el fabricante italiano otorga a sus neumáticos de elevadas prestaciones. Las gomas del novedoso 911 aseguran confort, dinamismo y placer de conducción. El recién lanzado deportivo de la marca alemana se mantiene fiel a sus orígenes, conservando la posición trasera del motor bóxer, lo que causa una distribución desequilibrada del peso. Los ingenieros de Pirelli han desarrollado una solución específica, a través de los compuestos, la banda de rodadura y estructura, que ha permitido que los neumáticos reequilibren el peso del vehículo, compensando el desequilibrio y reduciendo el estrés que sufren los neumáticos traseros en la entrada de curva, aumentando de esta forma el rendimiento.

Los compuestos de la banda han sido específicamente desarrollados para este Porsche. La goma trasera incluye kevlar, fibra sintética que ofrece una excelente resistencia al calor y elasticidad. En cuanto a la cubierta frontal, contiene nanocompuestos especiales, cuya movilidad lateral y longitudinal aseguran un agarre excelente.

Dejar un comentario

Catalogado como Presentaciones

Deja un comentario