BMW renueva las F 700 GS y F 800 GS

BMW F 700 GS y F 800 GS

BMW renueva las F 700 GS y 800 GS. A la primera, le ha subido la cilindrada y la potencia, 4 CV más. A la segunda, sus cualidades. Y a ambas, llenado de argumentos que aumentan su atractivo para seguir siendo líderes del segmento. Por 8.800 euros la F 700 GS y 10.750 euros la F 800 GS.

En BMW Motorrad, las siglas GS representan un concepto de moto lanzado por la marca alemana: un vehículo polivalente, apto para realizar grandes viajes, ya sea sobre asfalto, como por caminos. Una motocicleta con la que desplazarse diariamente y divertirse. La reina de las GS es, sin duda, la R 1200 GS, que data de los 80, década en la que BMW inició el exitoso camino de estas dos letras, como lo demuestra el que treinta años después ese modelo sea líder indiscutible del constructor teutón, pues es la BMW más vendida en el mundo.

Mismo motor bicilíndrico y dos potencias
Pero los tiempos cambian y las preferencias de los usuarios, también. Utilizando esas siglas, BMW abrió camino en el segmento de las motos medias. Primero lo hizo con la G 650 GS de motor monocilíndrico y, a continuación, con las F 650 GS y 800 GS, categoría en la que el propulsor utilizado (el mismo en ambos modelos) tiene dos cilindros y cuyo éxito es innegable, pues, junto con la R 1200 GS, copan gran parte de las ventas del mercado enduro de más de 500 cc, categoría de la que BMW es líder.

Ahora, cinco años después de la presentación de ambos modelos, el fabricante centroeuropeo renueva su oferta F y lo hace aumentando las prestaciones de la primera, que pasa de 650 a 700 cc, actualizando la segunda, tanto estética como mecánicamente (aunque menos), y dotando a ambas de una mayor equipación de serie, como el ABS, además de otros sistemas de seguridad. En este sentido, hay señalar que a partir de 2013 todos los modelos de la marca alemana saldrán de fábrica con el sistema antibloqueo de frenos.

La F 700 GS es una moto ideal para el uso diario. Busca usuarios que no tenga tan acentuadas las cualidades de conducción off road y sí, en cambio, llevarles con celeridad y seguridad por la ciudad, pudiendo viajar los fines de semana con fiabilidad y comodidad. La baja altura del asiento, permitiendo llegar bien al suelo, posibilita el buen control urbano, y sus 75 CV a 7.300 rpm (75 Nm a 4.500 vueltas) y gran economía, ambas cosas.

BMW F 700 GS (accion)

La F 800 GS, con sus 85 CV a 7.500 rpm (83 Nm a 5.750 vueltas), diez más que su hermana pequeña, es una magnífica rutera con la que nos divertiremos un montón en carreteras de curvas, además de mostrar excelentes cualidades camperas, dos tipos de superficie que esta BMW conjuga magistralmente, haciendo de ella una moto perfecta con la que disfrutar y sentirse plenamente satisfecho.

BMW F 800 GS (accion)

Más deportivas y tecnológicas
Salvo la pantalla, más pequeña en la F 7oo, estética diferente del semicarenado y las llantas de fundición –de radios en la 800-, ambas motos apenas difieren estéticamente. Incluso el rotundo escape, es igual en ambas, y también el sonido que emiten –muy bonito-, calcado una de otra. A los dos modelos se les ha inoculado más deportividad, seguridad y potencia (en el caso de la 700), además de dotarles de mayor equipamiento, lo que aumenta su versatilidad.

Ahondando más en las diferencias, la F 700 GS utiliza llantas de 19”, delante, y 17” detrás. El recorrido de la suspensión en el eje anterior es de 180 mm y de 170 mm en el trasero. La altura del asiento varía entre 765 o 835 mm. Y la horquilla delantera es telescópica. Las piñas del manillar, más ergonómicas e intuitivas, el depósito del líquido de frenos y la tija son de nueva factura, como lo es el semicarenado y la cúpula. El cuadro de mandos es nuevo, con dos esferas (velocímetro y cuentavueltas) y pantalla más grande y legible que ofrece mucha información, pudiendo añadir opcionalmente ordenador de a bordo. Utiliza tecnología Can bus, que reduce el cableado y aumenta la capacidad de diagnóstico, mejorando la programación. El inmovilizador electrónico es de serie y la batería no necesita mantenimiento.

Los intermitentes son ahumados, al igual que el piloto trasero, de tecnología led. De serie es también la adopción del doble freno de disco delantero, así como el ABS, que puede desconectarse para las incursiones camperas, y la regulación del amortiguador trasero.

BMW F 700 GS (tras)

El apartado de opciones contempla lo que ningún modelo de este segmento ofrecía hasta ahora. Así, este capítulo se enriquece con el control de estabilidad ASC (325,54 euros), desconectable, suspensión electrónica ESA en el amortiguador trasero (314,60 euros), que cuenta, además, con mando para regular la precarga, el caballete central (132,83 euros), la reducción de potencia a 48 CV (pensado para manejarla con el permiso A2) o la adaptación del motor a gasolina normal de 91 octanos (con coste cero, al igual que el anterior), que es la que se encuentran los riders en los países del tercer mundo que visitan, evitando el picar de bielas.

Por su parte, la F 800 GS lleva ruedas de radios de 21” y 17” delante y detrás, respectivamente. El recorrido de la suspensión es mayor que la F 700, 230 mm y 215 mm y la horquilla está invertida. Todas las novedades que presenta el nuevo modelo son las mismas que las descritas en la F 700, al igual que las opciones, a las que se suma la de calzar gomas off road (opcional sin coste) y la imposibilidad de montar el control de presión de los neumáticos, al llevar llantas de radios, que sí es posible en la F 700 (226,93 euros). Para mayor agradecimiento del bolsillo, BMW ofrece tres paquetes, dos de Seguridad y uno Confort, que aglutinan varias de las opciones descritas con un coste menor que su contratación individual.

Y, como no podía ser de otra forma, tratándose de máquinas BMW, ambos modelos se pueden equipar con maletas, puños calefactables, kit de seguridad en caso de caída, etc.

BMW F 800 GS (accion tras)

Para darse muchas alegrías
Las nuevas F 700 GS y F 800 GS siguen confiando en el robusto bastidor multitubular de acero muy resistente a la torsión que incluye el motor como parte autoportante. Tampoco se ha cambiado la subestructura posterior de tubos de acero de sección rectangular, la pipa de la dirección fijada a chapas de acero y el basculante de dos brazos en fundición de aluminio.

La caja de cambios de seis marchas con acoplamiento de dientes doble es idéntica a la de los modelos anteriores. Lo que sí ha cambiado es la corona, que ha aumentando en un diente, con un total de 42, consiguiendo una mayor respuesta al acelerador en cualquiera de las seis velocidades.

El peso de la F 700 GS en orden de marcha es de 209 kilos y 214 kilos su hermana mayor. En movimiento, las dos motos se muestran muy ágiles y rápidas. En carretera de montaña plagada de curvas, el dinamismo, ligereza y polivalencia de ambas se refleja en una conducción ágil, segura y divertida, obedeciendo de inmediato las órdenes del piloto, disfrutando un montón. Para ello, hay que mantener las revoluciones de las dos F por encima de las 5.000 vueltas, respondiendo entonces perfectamente al puño de gas, con más contundencia y alegría en la 800 GS.

La frenada es magnífica tanto en una como en la otra, al igual que el aplomo, permitiendo hacer diabluras. Y el consumo, muy comedido, menos de 5 l/100 km, toda una alegría para el bolsillo.

La oferta de colores ha cambiado respecto a los modelos reemplazados. En el caso de la F 700 GS, el gris Ostra metalizado mate, el rojo manzana metalizado y el plata Glacier, realzan, con cualquiera de ellos, el aspecto enérgico y vigoroso de esta GS.

En cuando a la F 800 GS, ofrece también tres posibilidades, siendo el más innovador el color Kalamata metalizado (mejor verlo que describirlo, pero resulta muy atractivo). El azul Córdoba y el blanco Alpina 3, tan utilizado en los modelos de la marca, completan la oferta cromática del modelo.

La F 700 GS, con un PVP de 8.800 euros, es una moto ideal para todo uso. La F 800 GS cuesta algo más, 10.750 euros (los dos precios ya incluyen el 21% de Iva debido a que se pondrán a la venta el 1 de septiembre); una máquina para sustituir perfectamente a la reina de las GS, la R 1200, con la ventaja de que con la anterior podemos hacer prácticamente lo mismo que con ésta pero por menos precio, menos peso, menos consumo y la garantía de BMW Motorrad.

José Mª Alegre

httpv://youtu.be/5r1g9awaiRY

Línea de ropa BMW para las F

Como es habitual en la casa alemana, BMW presenta una línea de ropa motera para las dos F. Para la F 700 GS, la oferta se compone de la chaqueta Boulder 2 (376,21 euros) y pantalón Allround (296,06 euros). El casco, ya conocido System 6 (563,72 euros), guantes ProSummer (104,21 euros) y botines Sneaker X2 (187,91 euros). Si preferimos chupa de piel, la chaqueta Club Cuero (355,90 euros), es la propuesta.

La proposición para vestirse llevando la F 800 GS, es más campera. BMW ofrece el traje Rallye3, con chaqueta (680,86 euros) y pantalón (543,59 euros) y el Trailguard, con chaqueta (533,27 euros) y pantalón (411,81 euros). Casco Enduro (478,30 euros), guantes Rallye3 (82,36 euros) y botas Santiago (323,95 euros) o Rallye GS Pro (346,97 uros), completan la equipación.

Dejar un comentario

Catalogado como Motos, Presentaciones

Deja un comentario