Chevrolet Camaro Coupé y Convertible: ¡La bomba!

Chevrolet Camaro Coupé y Convertible (frontal)

El nuevo Chevrolet Camaro es un genuino deportivo made in USA: potente, espectacular, impactante y sorprendentemente efectivo. Con un motor V8 de 6,2 litros y 432 CV, dos carrocerías, Coupé y Convertible, y desde 43.900 euros, el modelo norteamericano es la bomba.

La quinta generación del Chevrolet Camaro, modelo lanzado en 1969, del que se han vendido en el mundo más de cinco millones de unidades y cuya aceptación sigue en plena vigencia, como lo demuestran los 120.000 vehículos comercializados en Estados Unidos en el último año, es realmente irresistible. Ahora, tras diez años de ausencia en el mercado europeo, el clásico deportivo vuelve vitaminado y al gusto del viejo continente.
No es difícil pronosticar que el Camaro tendrá éxito entre la parroquia europea, pues su estética engancha nada más verlo. Su comportamiento también es otra de sus bazas para que fascine a los aficionados del Viejo Continente, pues resulta sorprendente por eficaz, no pareciéndose en nada a los representativos deportivos del país del Tío Sam, a los típicos deportivos saltarines aptos sólo para autopistas de 90 km/h como máximo.

Chevrolet Camaro Coupé y Convertible (trasera)

Estética impactante
La quinta generación del modelo de Chevrolet resulta impactante. Es grande, tiene 4,84 metros de longitud, cerca de dos metros de anchura (1,91), una altura de 1,36 metros y 2,85 metros de batalla. Sin embargo, sus formas resultan equilibradas, igual que el reparto de pesos: 52% delante y 48% atrás. El frontal, con los faros de xenon hundidos y la parrilla cuadricular; antinieblas en el faldón y una poderosa toma de aire que los separa, atrae. Hasta visionar el habitáculo, hay que recorrer el enorme capó delantero, con un marcado abultamiento en el centro resaltado por las dos franjas cuyo color combina con el de la carrocería. El lateral resulta igualmente atrayente, con los prominentes pasos de rueda y las enormes llantas de 20 pulgadas calzadas con neumáticos en consonancia: 245/45 delante y 275/40 detrás, ¡impresionante!
La zaga es igualmente cautivadora. Más corta que la delantera, lleva grupos ópticos tipo led, dos tubos de escape terminados en acero inoxidable y una tapa, rematada por las dos franjas que dan continuidad a las que se inician en el morro, que guarda un maletero de 384 litros.

Chevrolet Camaro Coupé y Convertible (aerea)

Chevrolet Camaro Coupé y Convertible (interior)Chevrolet Camaro Coupé y Convertible (detalle cuadro)

Interior bien acabado al estilo europeo
El interior del Camaro resulta agradable y acogedor, está bien acabado y es del gusto europeo. El ‘muscle’ norteamericano dispone de cuatro plazas, si bien las traseras no son muy generosas, dependiendo de cuanto retrasemos los asientos, todos ellos en cuero, delanteros. El puesto de conducción es muy satisfactorio, con el volante que lo podemos ajustar a nuestro gusto, y que incorpora control electrónico de crucero, Bluetooth, iPod/MP3 y sistema de sonido. Frente al conductor, el tradicional cuadro de instrumentos, muy correcto, con dos indicadores, separados por una pantalla, comparten la información con la más actual. Así, para no apartar la vista de la calzada, el Camaro dispone de pantalla retroiluminada (Heads Up Display, HUD) que proyecta en el parabrisas datos como la velocidad, navegación, etc. Bajo los controles del exclusivo sistema de sonido Boston Acoustics, con sus 245 vatios y nueve altavoces, y la climatización, situados en el centro del salpicadero, cuatro nuevos marcadores nos indican que estamos ante un coche poco común. El habitáculo rezuma deportividad y buen gusto, combinado con un aire retro muy apropiado, que, no obstante, no impide manejar este magnífico ejemplar con total solvencia, en un ejercicio, el de conducirlo, que produce gran satisfacción.

Chevrolet Camaro Coupé y Convertible (motor)

Potencia bestial
Me subo al Camaro descapotable. Manipulo una palanca situada en lo alto del parabrisas, pulso el botón que está junto a los mandos de las luces durante veinte segundos, tiempo que dura la maniobra, y el techo de lona se recoge en el maletero. Así, con el cielo por montera, pongo el motor en marcha y el sonido embriaga. Los ocho cilindros del cabrio rugen de maravilla, música que no molesta, más bien al contrario, encanta. El descapotable, al igual que el Coupé, ofrece dos cajas de cambio: manual de seis velocidades y automática, ésta última asociada a la mecánica de 405 CV.
Viajando sin la capota, se puede hablar con los acompañantes sin levantar la voz hasta poco más de 100 km/h. A partir de esa velocidad, habrá que forzar la garganta o bien llevar un megáfono. En cuanto al frío que pueda hacer en el exterior, si no es excesivo, ponemos la calefacción y conectamos también la de los asientos delanteros y tiramos millas. Si la temperatura baja de los 10º, mejor parar y poner la capota de nuevo y seguir el viaje escuchando, eso sí, el poderoso ronquido del 6,2 litros.
Y si el Camaro impacta visualmente, también lo hace al conducirlo, pues satisface por su comportamiento, por su sonido y por la respuesta del motor, que es cierto podría ser mayor, dado su potencial mecánico, pero compensa con un magnífico par y una suavidad de marcha sorprendente para este tipo de vehículo.
Con suspensión delantera McPherson y paralelogramo deformable detrás, el Chevrolet, que lleva de serie en todas las versiones el control de estabilidad de última generación Stabili Track, se mueve muy bien entre curvas, hasta el punto de que no es nada difícil pasárselo bien conduciéndolo por carreteras de montaña. Al contrario, la aceleración, muy aceptable, el corto y preciso recorrido de la palanca de cambios en el modelo de caja de velocidades manual, su buen pisar, aplomado y serio, así como los buenos frenos Brembo, con pinzas de cuatro pistones, ofrecen un coche que no sólo es de escaparate –bien pudiera serlo por lo su impresionante estética y presencia-, sino que permite disfrutar de él en tramos cortos y largos, en rectas y en curvas y, además, seremos la envidia de nuestro vecindario, sobre todo cuando nos vean llegar con la versión descapotable, en amarillo chillón y rayas negras en todo lo alto. Y si además viaja en él una melena rubia al viento, ni te cuento.
Si queréis ver la belleza de este modelo, tanto del Coupé como el descapotable, así como su comportamiento, no os perdáis el vídeo de este cautivador buga en esta misma página web, seguro que os resultará impactante.

JMA

La competencia
Por tamaño, 4,84 metros de longitud, el Chevrolet Camaro supera al Porsche Carrera 4 y también al Nissan 370Z, igualándose, en extensión, al BMW Serie 6 y, en potencia, 405 CV, al Maserati Gran Turismo. ¿La ventaja respecto a tales referencias? Que cuesta bastante menos que todos ellos y poco más que el deportivo japonés (43.950 euros el 370Z cupé y 50.610 el Roadster, si bien el motor de ambos es de 328 CV y sólo disponen de dos plazas).

El equipamiento del Camaro incluye seis airbags, tapicería de cuero, Bluetooth, alarma antirrobo y sistema de aparcamiento con señales acústicas, entre otros dispositivos. Su peso es de dos toneladas y su consumo se presume elevado, dando cuenta del mismo cuando dispongamos de una unidad de prueba, pero podemos adelantar que de los 14 litros cada 100 km y los 20 en ciudad, no baja.

FICHA TÉCNICA CAMARO COUPÉ Y CONVERTIBLE
MECÁNICA
Motor/ Delantero longitudinal. 8 cil. en V.
Cilindrada/ 6.162 cc.
Potencia máxima/ 432 CV a 5.900 rpm y 405 CV a 5.900 rpm.
Par máximo/ 569 Nm a 4.600 rpm y 556 Nm a 4.300 rpm.
TRANSMISIÓN
Tracción/ Trasera.
Caja de cambios/ Manual, 6 velocidades. Aut. 6 velocidades.
DIRECCIÓN Y FRENOS
Sistema/ Cremallera, asistida.
Frenos del./tras./ Discos ventilados/discos ventilados.
SUSPENSIÓN
Del./tras./ McPherson/paralelog. deformable.
DIMENSIONES
Peso/ 1.990 kg.
Largo/ancho/alto/ 4,84/1,91/1,36 metros.
Cap. depósito/ 70 litros.
Vol. maletero/ 384 litros.
Neumáticos/ 245/45/ y 275/40 R20.
PRESTACIONES Y CONSUMOS
Velocidad máxima/ 250 km/h.
De 0 a 100 km/h/ 5,2 segundos.
Urbano homolog./ 20,9 l/100 km.
Según el fabricante/ 14,1 y 13,1 l /100 km, manual y Aut.
Emisiones CO2/ 329 y 304 g/km.
Imp. Matricul./ 14,75%.

2 Comments

Catalogado como Presentaciones, Videos

2 Respuestas a Chevrolet Camaro Coupé y Convertible: ¡La bomba!

  1. luismi

    Me gusta la estética americana del Camaro! Tanto o más que el Ford Mustang!

  2. 4x4

    El precio es bastante interesante teniendo en cuenta que son más de 400 CV

Deja un comentario