Toyota Yaris 1.4 D-4D Sport: Pintón, ahorrador y con picante

Toyota Yaris 1.4 D-4D Sport (frontal)

Llama la atención, su motor D-4D de 90 CV apenas consume 5,0 l/100 km y es divertido conducirlo, sobre todo, en ciudad y por comarcales ratoneras. La versión Sport del nuevo Toyota Yaris, con chasis específico, combina disfrute con ahorro de forma convincente.

En esta nueva generación del Yaris, Toyota ha decidido masculinizar su imagen y dejar la senda que le situaba como uno de los utilitarios con más soluciones prácticas para aprovechar el espacio interior. Si antes disponía de una banqueta trasera regulable longitudinalmente y de varias guanteras, ahora la fórmula es mucho más convencional: banqueta trasera fija, una guantera para el copiloto, instrumentación detrás del volante (antes estaba en el centro del salpicadero) y varios huecos portaobjetos situados entre los dos asientos anteriores.

Por otro lado, es muy de agradecer a Toyota que la gama incluya una versión Sport, con puesta a punto específica de las suspensiones y la dirección, para aquellos que les guste disfrutar de un mayor dinamismo durante la conducción. Nosotros hemos probado esta variante y, en general, nos satisfizo. Ahora les explicamos el porqué.

Sensación de amplitud
Lo primero que nos transmitió el Yaris cuando nos subimos a él fue una agradable sensación de amplitud en las plazas delanteras. Las grandes superficies acristaladas, incluyendo el opcional techo panorámico (debajo, ver Máxima Luminosidad), así como un salpicadero nada intrusivo, fueron claves para sentirnos a gusto desde el principio. También adoptamos una postura de conducción cómoda en unos instantes, pese a que el volante no tiene una gran regulación en profundidad.

Toyota Yaris 1.4 D-4D Sport (interior)

La dirección tiene un tacto muy directo (basta con mover ligeramente dicho volante para que el coche cambie de trayectoria) y tiene una asistencia pensada más para las maniobras urbanas que para clavar el coche en curvas. Es decir, los conductores más deportivos echarán en falta una dirección algo más dura. Por su parte, la suspensión sport convierte al Yaris en un coche algo rebotón por autopistas y autovías, sin llegar a ser agotador, y también en un automóvil suficientemente eficaz para divertirnos con él en terrenos revirados. En este apartado, hay coches con más aplomo, como el Seat Ibiza o el Alfa MiTo, pero resulta especialmente agradable comprobar los altos límites de un coche de poco más de 1.100 kilos con conductor incluido.

En ciudad, el Yaris cumple con nota, pues gira mucho y la visibilidad del conductor es perfecta, incluso en diagonal, pues los pilares delanteros no obstaculizan. Sí se echan en falta los intermitentes de un toque. Otro elemento mejorable es el manejo del ordenador de a bordo, ya que no se realiza ni desde el volante multifunción ni desde una leva, sino desde un botón situado en la instrumentación, lo que nos obliga a meter la mano entre el propio volante.

La instrumentación, que se ve con claridad, no cuenta con un testigo permanente con la información de la temperatura del motor, algo que cada vez es más común entre los urbanos y los utilitarios.

El Yaris sólo lleva un limpiaparabrisas y una palanca del cambio alargada, aunque las inserciones de marcha son más bien cortas.

Toyota Yaris 1.4 D-4D Sport (trasera)

Buen D-4D
Para salir con solvencia de la ciudad y registrar consumos muy bajos, la elección debe ser el propulsor 1.4 D-4D de 90 CV, con muchas más virtudes que defectos. Poco ruidoso en marcha (la rumorosidad que se adentra en el interior es de tipo aerodinámico), permite adelantamientos rápidos, incluso con la sexta velocidad engranada si el terreno es favorable (llano o bajada). Muestra de su fuerza es que aguantó toda la subida hasta el túnel de Guadarrama, en la A-6, sin tener que reducir de marcha. Alguna que otra vibración, transmitida a la banqueta, y un pelín perezoso en bajas revoluciones son sólo las dos notas mejorables. Lo que nos sorprendió es que únicamente gastó 5,0 l/100 km, una cifra que ya quisieran para sí muchos utilitarios ecológicos menos potentes que este Yaris.

Espacio trasero
El acceso a las plazas traseras a través del asiento del copiloto es bueno, ya que no hay que contornear mucho el cuerpo. El espacio para las piernas resulta convincente, al igual que el suelo totalmente plano (no molesta el túnel de transmisión). Lo que queda más comprometida es la altura al techo, que no es mucha para viajeros altos.

Texto y fotos: F.M.

ASIENTOS DE CUERO Y TELA. Los asientos del acabado Sport, tapizados en cuero y tela, merecen buena nota porque en ellos se puede acomodar gente de talla alta y sujetan lo suficiente cuando abordamos curvas. El del conductor se puede regular en altura, mientras que el del copiloto tiene memoria, es decir, regresa a su posición inicial después de que los pasajeros traseros hayan entrado o salido del interior (la carrocería era de tres puertas. Por la de cinco hay que pagar 500 euros).

VOLUMEN NORMAL. El maletero cubica 286 litros, un volumen normal en el segmento de los utilitarios. Tiene un doble piso para organizar el equipaje si éste no es muy voluminoso. Si se abaten los asientos traseros (lo hacen en proporción 40:60), no queda un escalón, lo que facilita la colocación de maletas pesadas. Debajo del plano de carga se encuentra una rueda de repuesto de emergencia.

LLANTAS DE 16 PULGADAS. Especialmente pintonas son las llantas de 16” Cheste, específicas del acabado Sport. Se montan con neumáticos con medidas 195/50 R16, suficientes para controlar el coche en terrenos revirados. Otros elementos específicos de esta versión son el spoiler trasero, los grupos ópticos oscurecidos, el volante con pespuntes de color naranja y la instrumentación, además de los ya comentados asientos.

MÁXIMA LUMINOSIDAD. Durante los días de prueba, invernales y soleados, ha sido especialmente agradable contar con el techo panorámico, que dota al habitáculo de máxima luminosidad y crea un efecto cercano de conducir un descapotable sin las molestias propias del viento y la temperatura. Está compuesto por un cristal tintado (para que los ocupantes estén protegidos en verano de la radiación solar) que llega casi hasta las cabezas de los ocupantes traseros. Si no se quiere utilizar, hay dos cortinillas retráctiles de fácil manejo que lo cubren en su totalidad. Cuesta 500 euros.

TOYOTA TOUCH & GO. Por 750 euros, un precio no muy elevado, se puede equipar al Yaris con el sistema Toyota Touch & Go. Incorpora navegador con información de los límites de velocidad y alerta de radares. Con este GPS se puede elegir, además de la ruta más rápida o la más corta, también la más ecológica.

Otras funciones disponibles son cámara de visión trasera, Bluetooth e Internet: hay acceso al buscador Google, a Google Maps y a Facebook, y se puede obtener información sobre el precio del carburante, la previsión meteorológica y los lugares de aparcamiento. Asimismo, se pueden visualizar fotografías y enviar y recibir SMS en la pantalla central táctil.

GAMA YARIS DESDE: 12.650 euros

1.364 cc / 90 CV / 1.035 kg / 175 km/h / 5,0 l/100 km / 17.000 €

DESTACA:
– Consumo con el motor D-4D.
– Rápido de reacciones.
– Toyota Touch & Go.

MEJORABLE:
– Rueda de repuesto de emergencia.
– Sin información de la temperatura del motor.
– Manejo del ordenador de a bordo.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Aire acondicionado; llantas de 16”; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; spoiler trasero; dirección y suspensión deportivas; faros oscurecidos; volante deportivo de cuero con pespuntes de color naranja; asiento del conductor regulable en altura; asiento del copiloto con memoria; maletero con doble bandeja; asiento trasero plegable 40:60; ordenador de a bordo; indicador de cambio recomendado de marcha; cámara de visión trasera, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales, de cortina y de rodilla para el conductor; programa electrónico de estabilidad (VSC); anclajes Isofix; inmovilizador electrónico; aviso de olvido de los cinturones, etc.

GARANTÍA: – Tres años o 100.000 kilómetros.

FICHA TÉCNICA
MECÁNICA
Motor/ Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada/ 1.364 cc.
Potencia máxima/ 90 CV a 3.800 rpm.
Par máximo/ 205 Nm a 1.800 rpm.
TRANSMISIÓN
Tracción/ Delantera.
Caja de cambios/ Manual, 6 velocidades.
DIRECCIÓN Y FRENOS
Sistema/ Cremallera, eléctrica.
Frenos del./tras./ Discos ventilados/discos.
SUSPENSIÓN
Del./tras./ McPherson/eje torsional.
DIMENSIONES
Peso/ 1.035 kg.
Largo/ancho/alto/ 3.885/1.695/1.510 mm.
Cap. depósito/ 42 litros.
Vol. maletero/ 286-710 litros.
Neumáticos/ 195/50 R16.
PRESTACIONES Y CONSUMOS
Velocidad máxima/ 175 km/h.
De 0 a 100 km/h/ 10,8 segundos.
Urbano homolog./ 4,8 l/100 km.
Durante la prueba/ 5,0 l/100 km.
Emisiones CO2/ 104 g/km.
Imp. Matricul./ Exento.

1 comentario

Catalogado como Pruebas

Una Respuesta a Toyota Yaris 1.4 D-4D Sport: Pintón, ahorrador y con picante

  1. Ignacio L-V M

    Le sobra que es muy alto, 1.51 mts, debería ser 1.44mts y así ser más aerodinámico, le falta tambienalgo más de capacidad en el depósito combustible, debiere tener al menos 46 o 48 lts; no tiene indicador temperatura motor ni de aceite ni presión de aceite, ni aún visible en el ordenador, tiene exceso de neumático, con 185 ya iría rebien aparte de aguantarse más en suelos mojados, la banqueta trasera no se ajusta longitudinalmente, por lo demás bien.

Deja un comentario